INDULTOS PARTICULARES – Adolfo Paúl Latorre

El Presidente de la República de Chile ha tenido, tradicionalmente, la facultad constitucional —amplia y discrecional—para otorgar indultos particulares, ya sea por razones humanitarias, para corregir los efectos de sentencias condenatorias injustas o dictadas contra leyes expresas y vigentes, u otras. Esta facultad ha sido ejercida normalmente por diversos presidentes a lo largo de nuestra historia patria. El presidente Aylwin indultó, incluso, a personas condenadas por “hechos de sangre”.
       El proyecto de ley ingresado recientemente por el Gobierno para eliminar la precitada facultad (11.569-07) persevera en su objetivo de prohibir el perdón entre hermanos, manifestado en dos proyectos de ley actualmente en trámite en el Congreso Nacional. Finalmente cabría señalar que la restricción de tal facultad debe ser aprobada por una ley de reforma constitucional.

Publicada en El Mercurio de Santiago el 19 de enero de 2018, en El Austral de Temuco el 20 de enero y en El Mercurio de Antofagasta el 6 de febrero. También en El Sur de Concepción el 22 de enero bajo el título “Indultos” y en El Austral de Osorno el 2 de febrero bajo el título “Indultos presidenciales”.