COLUMNA DE OPINIÓN – Mario Cortés Cevasco